"Música en vivo ahora"

Jorge Piñero Da Silva ya abandonó la vivienda que le alquilaba Cipolletti, según sus propias palabras, para aliviarle gastos al club y reveló que hace tiempo en la casa de su hermano (quien trabaja en el Sevicio Penitenciario) en Plottier, mientras aguarda el regreso definitivo a su Misiones natal una vez que el Capataz le consiga el permiso para trasladarse.

Su segunda etapa en el Albinegro está culminando de una manera triste, abrupta e impensada: con el campeonato finalizado antes de tiempo por la pandemia y lejos de los objetivos a nivel colectivo e individual. Su regreso había generado muchas expectativas por su primer gran período en la institución, en el que marcó varios tantos, pero todo salió al revés está vuelta. “El anterior paso fue mucho más lindo, pude convertir varios goles y dejé otra imagen. Pero esto fue otra cosa, no tuve buenas actuaciones, no se llegó a la clasificación y el torneo terminó de forma abrupta. La verdad fue malísimo todo lo que pasó en este 2020 y mi último paso no fue muy productivo ni para mí ni para el equipo. No hay nada para rescatar”, admitió con autocrítica mientras compartía mates con Carlos y su cuñada Cynthia.

Respecto a cómo sigue la relación con Cipo, el ex atacante de Patronato sostuvo: “El club nos licenció a todos. Nos van a respetar el contrato en la medida que puedan. Por eso nadie rescindió. Después del 30 de junio sí cada jugador será libre. Al menos no nos dejaron tirados, ojalá la AFA y el gobierno ayuden a los clubes”.

Se vienen tiempos muy complicados para los futbolistas y Piñero lo sabe, por ello está dispuesto a trabajar fuera del deporte de ser necesario. “Mucha incertidumbre, después de junio muchos nos quedamos sin laburo y se nos va a complicar. Vamos a ser desocupados, habrá que buscar otra cosa, rebuscársela. Se va a hacer complicado si no hay fútbol hasta el año próximo. Del club no nos dijeron nada, ni saben cuándo va a arrancar, menos van a poder diagramar algo”, fue su crudo y realista análisis.

Conoce al Chiqui Tapia de su paso por Barracas Central, entidad en la que pisa fuerte el presidente de la AFA, pero no le gustó la medida de quitar los descensos. “Nos sentimos muy perjudicados por la decisión de la AFA, los clubes van a jugar con pibes al no tener la presión del descenso. Ojalá se revea el tema”, expresó.

Por último, el Grandote dejó un mensaje al hincha. “Hay que agradecerle que son los que apoyan, los que piden un poco más, pelear el ascenso. Esa es la espina que a uno le queda por no poder dejarle algo importante al club por las aspiraciones que el hincha tenía. Ojalá que más adelante se pueda llevar a Cipo a otra categría”.

 Paraná desde la altura 

COMENTA ESTA NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad legal, civil y penal de sus autores. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.