En Concordia afiliada al IOSPER reclama respuestas para su tratamiento

    Jun 14, 2020

    Sobre el mal momento que está viviendo, la docente Rosana Fernández, comentó a cronistas de EL SOL-Tele5 que: “en octubre de 2.019, me descubren aneurisma cerebral, si se rompe esto produce sangrado y puede acarrearme la muerte y en el mejor de los casos, incapacidades neurológicas y motrices graves. La médica que me lo diagnostica, por medio de resonancia magnética, me derivó urgente a un tratamiento endovascular, dado el peligro de muerte, por lo tanto, no puedo trabajar desde esa fecha, con las consecuencias económicas que acarrea”.

    Del mismo modo, la docente recordó: “posteriormente, hago otra consulta a un médico neurocirujano, quien coincide con el mismo diagnóstico y la gravedad del mismo; luego consulto a la mutual de IOSPER en nuestra ciudad por la derivación a otra provincia. La respuesta fue que es mejor quedarse en Entre Ríos y, por medio de la mutual, nos conectamos con la clínica modelo de Paraná, que al no tener especialistas en el tratamiento requerido por los médicos, sugirieron la consulta del neurointervencionista Dr. Raúl Maehara en el ICER, en Paraná, donde acceden a atenderme el día 24 de octubre del año pasado. El médico observó los estudios previos y llegó al mismo diagnóstico que los otros dos médicos de Concordia y el mismo tratamiento que ellos aconsejaban, es decir, una embolización endovascular”.

    Siguiendo con su relato, la docente manifestó que “el médico necesitó hacer más estudios para ver el tamaño exacto del aneurisma y si hay otras, por medio de una angiografía cerebral que se debía realizar en forma inmediata en los próximos días. Ahí comenzó mi calvario, al grado tal que la autorización viene un mes después -dijo la paciente- a esa altura estaba angustiada y estresada, con ataques de pánico, a estar sola, al encierro”, dijo con lágrimas en los ojos.

    “Para mala suerte, me enfermo y no se me puede hacer el estudio. Me la realizan el 19 de diciembre de 2019, 2 meses después de saber que tengo aneurisma cerebral, ahí el médico da su diagnóstico definitivo y qué elementos debe utilizar en la embolización. La clínica prepara todo y se presenta en el IOSPER en enero de 2020”, dijo y lamentó que “la mutual se olvida de mi legajo en prótesis y aduce, para dilatar, que falta esto y aquello, que la pandemia y qué se yo. Fueron respuestas constantes para desgastarme y que me muera de una vez por todas”.

    En este sentido, la docente reflexionó que “hay un desinterés total, tanto de la delegada del IOSPER Concordia, como también por parte de Adriana Hepp, la directora provincial por el gremio Agmer y los otros directores gremiales” y agregó que: “sigo mi vida con angustia y con pánico de que llegue mi muerte en cualquier momento por la incapacidad homicida de los médicos auditores, por el presidente y los directores del IOSPER, donde como los emperadores romanos (el dedo del César), bajan o suben el pulgar. Por supuesto que en el IOSPER solamente lo bajan sin piedad pensando solamente en su economía y en el bolsillo de ellos”.

    Rosana Fernández reconoció que “no soy a la única que le niegan su tratamiento y poder salvar mi vida».

    Agregó además que son cientos de afiliados que tienen que recurrir a la justicia, dado que los emperadores romanos le bajaron el pulgar.

    Están ocupando cargos para su beneficio sin importarles la vida del prójimo. Hasta el día de hoy no he tenido ningún tipo de respuesta de parte de la obra social.

    Intimé por medio de la justicia el derecho irrenunciable a la vida y para que la sociedad vea que tipo de dirigentes que manejan el IOSPER.

    Además agregó que todo lo dicho está documentado.

    Las pruebas presentadas ante la justicia, expresó.

    Fuente: El Sol