Las autoridades del hospital Cullen no salían de su asombro al encontrarse con un saludo especial impensado: el del Papa Francisco.

El 20 de julio pasado, la Sala de Quemados del Cullen cumplió 50 años de trabajo al servicio de la comunidad, y el Papa Francisco envió una nota de puño y letra bendiciendo al personal que trabaja y al que trabajó allí durante todos este tiempo. Además, el 10 de julio el Cullen había cumplido 111 años desde su fundación.

El hermano del jefe de Servicio, Marcelo López Rosa, es jesuita. Entonces, al Papa le llegaron comentarios del aniversario de la Sala de Quemados, de su labor, del trabajo de sus enfermeras y médicos. Y entonces decidió enviarles a todos un reconocimiento.

Este es el texto de la nota enviada por Francisco:

“En el cincuentenario de la Sala de quemados del Hospital Cullen de Santa Fe saludo y doy mi bendición al personal que prestó y presta servicio en ella.

Rezo por ustedes y, por favor, no se olviden de rezar por mí.

Que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide.

Fraternalmente”.

Francisco

Vaticano, Julio de 2020

A través de la cuenta oficial de Facebook de la comunidad del Hospital Cullen se dio a conocer la misiva. La sala de quemados del Hospital José María Cullen fue inaugurada el 20 de julio 1970 junto con los servicios de cardiología y tórax.

Canal EntreRíosYA

COMENTA ESTA NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad legal, civil y penal de sus autores. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.