El hecho sucedió el jueves por la tarde en un sanatorio privado de Gualeguaychú.

Todo lo ocurrido se encuentra en plena investigación de la Fiscalía.

Un bebé recién nacido cayó al piso en la misma sala de parto y el golpe que habría recibido en su cabeza fue de gravedad.

Ahí mismo se decidió trasladarlo de inmediato al Hospital Centenario debido a que es el nosocomio de Gualeguaychú el que cuenta con la aparatología para atender un caso de gravedad.

En el Hospital se resolvió que fuera derivado al Hospital Materno Infantil San Roque de Paraná por la gravedad.

Acompañado de su padre, el bebé fue trasladado en una ambulancia de alta complejidad a Paraná.

Llegando a Nogoyá el estado del bebé se complicó y se decidió ingresar al Hospital de la localidad.

Desafortunadamente el recién nacido nunca llegó con vida al centro asistencial.

El caso está en plena investigación para determinar cómo ocurrió el episodio, la causalidad y la responsabilidad de la obstetra, pero según pudo saber El Día se investiga un caso de mala praxis médica.