Los productos del aceite de cannabidiol o CBD, se han vuelto increíblemente populares en todo el mundo, lo que provocado que las personas sientan cada vez más curiosidad por la legalidad de dichos productos en su país.

El CBD se extrae de las plantas de cáñamo, por lo que contiene diferentes cantidades de tetrahidrocannabinol (THC), el compuesto responsable de inducir efectos psicotrópicos.

Debido a esto, los productos de cannabidiol que contienen una cantidad de THC superior al 0.3% son considerados ilegales en partes del mundo, resultando fundamental el estar familiarizado con las similitudes y diferencias entre los dos cannabinoides.

Sin embargo, existen otras diferencias entre el CBD y el THC, a continuación se mencionan las más destacables de estas sustancias.

Estructura química

En cuanto a su estructura química, tanto el CBD como el THC están conformados por veintiún átomos de carbono, treinta átomos de hidrógeno y únicamente dos átomos de oxígeno.

A pesar de la fórmula química idéntica, estos compuestos difieren en la forma en que están organizados, lo que significa que afectarían al cuerpo de manera diferente. Tanto el CBD como el THC son conocidos por su similitud con los endocannabinoides que el cuerpo produce naturalmente.

En consecuencia, son capaces de interactuar con el sistema endocannabinoide del cuerpo, específicamente refiriéndose a los receptores de cannabinoides.

Además, esta interacción da como resultado la liberación de neurotransmisores en el cerebro, estos productos químicos son de importancia crucial en términos de transmisión de mensajes entre las células, controlando así las funciones principales del cuerpo.

De hecho, el sistema endocannabinoide es conocido por su increíble papel en la regulación del sistema inmune, el dolor, el sueño, la memoria, el apetito, el estado de ánimo y la reproducción.

Efectos psicotrópicos

A pesar de las similitudes en sus estructuras químicas, tanto el THC como el CBD son completamente diferentes con respecto a sus efectos psicodélicos.

De hecho, aunque ambos compuestos inducen efectos relajantes, la intensidad se presenta de forma diferente debido a las formas contrastantes en que afectan el cuerpo.

Por ejemplo, el primero interactúa con los receptores CB1 que se encuentran en el cerebro, siendo estos receptores los conocidos por controlar la sensación de dolor y el estado de ánimo

de los usuarios. Esta interacción es lo que permite que la sustancia THC induzca efectos alucinatorios en las personas, es por eso que se ve de forma diferente cómo reaccionan las personas que ingieren esta sustancia en comparación con otros componentes del cannabis.

El CBD, por otro lado, no tiene interacción con los receptores CB1, por lo que no induce experiencia psicotrópica ni alucinógena. Así que el papel de este compuesto es mejorar el bienestar de los usuarios sin causar efectos que alteren la mente, de esta forma, se toma como referente en el tratamiento contra la ansiedad, los dolores crónicos de artritis, y muchas otras aflicciones relacionadas con la salud mental.

Actualmente, existen dos tipos de medicamentos a base de cannabis para el tratamiento de la epilepsia, la diferencia más destacable es que una maneja compuesto de CBD y la otra maneja compuesto de THC; los médicos aún no determinan cuál es más efectiva y el camino de las pruebas para definirlo sigue siendo desconocido, ingresa en Cibdol y conoce más sobre CBD.

Fuente: Cibdol

Canal EntreRíosYA

COMENTA ESTA NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad legal, civil y penal de sus autores. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.