Desvalijaron el negocio y luego robaron en una vivienda en Concordia

Ene 16, 2019

16 de enero de 2019- El sábado a la madrugada varios delincuentes, que ya estarían identificados, desvalijaron un comercio de ropas y además ingresaron a la casa de los padres del dueño del local. Se llevaron toda la ropa que había en el negocio, un televisor y una caja de registradora. No conforme con el botín, del domicilio particular del dueño, mientras los padres de la víctima dormían, se llevaron la cartera de la madre con dinero, documentación y un televisor de 43´. Los malhechores ya estarían identificados y el damnificado habría recibido amenazas para que no brinde declaraciones a la prensa.

Sobre el hecho delictivo, la víctima mencionó que «el sábado entre las dos y las tres de la madrugada entraron a mi negocio en Vélez Sarsfield y Tala, rompieron primero la reja por calle Vélez Sarsfield y como unos vecinos se dan cuenta llamaron a la Comisaría Segunda, entre cuatro y cinco veces. Luego, los delincuentes fueron a la esquina, donde está la puerta de ingreso del negocio, rompieron otros candados, un vidrio y patearon la puerta».

«A todo esto mis vecinos seguían llamando a la policía para que hicieran algo porque los ladrones tuvieron tiempo de entrar y vaciar el local. Me robaron la computadora, ropa, caja registradora y por una puerta entraron a mi casa, donde estaban durmiendo mis padres y le robaron la cartera de mi madre con dinero y todos los documentos, además de un televisor Philips de 43 pulgadas», lamentó.

Del mismo modo, la víctima de los amigos de lo ajeno contó que iniciaron una investigación de lo sucedido. La madre de un sujeto que le dicen Micha, «nos dijo que su hijo no llegaba y seguro que era porque algo malo había hecho. El domingo, como a las 3 de la tarde, me llama la madre diciendo que su hijo había llegado y cuando fuimos con mi hermano nos dijo dónde estaba el plasma y nombró a otro de apellido Basualdo, que supuestamente lo había comprado. El señor lo negó pero reconoció que andaban vendiendo bolsones de ropa por $15.000. Además este hombre nombró a otro más», agregó.

«La policía no puede hacer mucho, porque según ellos los fiscales no les firman las órdenes de allanamientos correspondientes. Lamentablemente hasta ahora no hemos recuperado absolutamente nada, sabiendo dónde están las cosas y sabiendo nosotros quiénes son los delincuentes que nos robaron. Y como si esto fuera poco me amenazaron de que no saliera a la prensa», dijo finalmente el damnificado en declaraciones a diario El Sol.