Desaparición de Theresia Pinter: taxista asegura que “había un hombre con ella”

Desaparición de Theresia Pinter: taxista asegura que “había un hombre con ella”

Theresia Pinter tiene 78 años y es oriunda de la localidad cordobesa de Villa Giardino. A mediados de diciembre viajó desde La Paz, donde estaba de vacaciones, con destino a Paraná; la última vez que se la vio extrajo 11 mil dólares de una entidad bancaria de la capital entrerriana, abordó un taxi en el que había llegado, y desde entonces nada se sabe de ella.

El Fiscal Francisco Ramírez Montrull indicó que está trabajando la División Homicidios y la de Trata de Personas. Ahora también se comisionó a la División Delitos Económicos de la policía. “Se están llevando adelante distintas medidas que están en desarrollo, distinto informes de los que se solicitó la elaboración, estamos para analizar datos que han surgido de la investigación, más otros tantos, como por ejemplo el de la telefonía celular, de los allanamientos que se realizaron”, comenzó relatando el fiscal.

Códigos habló con Raúl Figueroa, el taxista que la trasladó a Theresia Pinter. Este hombre está con restricciones en el marco de la causa por la desaparición de la mujer.

“Vivo humildemente, con mi hija, mi yerno y mi nieto. Estoy acomodando mi casita de a poco. Me duele lo que dicen. A mí me llevaron porque dicen que llevé a una señora del banco. ¿Por qué hacen la denuncia después? Es raro”, comenzó contando a Códigos, el taxista Raúl Figueroa. Al ser consultado, dijo que recuerda bien el día que trasladó a la mujer: “Yo la llevé al banco, la mandaron de otro; lo tomó al taxi con una persona más, en Echagüe y Antártida Argentina”, aseveró.

Contó sobre el momento en que Pinter abordó el taxi. “Se cruzó la señora y me dice ‘¿Está libre?’. Subió el hombre y subió ella. Me dijo ‘lléveme hasta el banco de calle Pellegrini'”, afirmó. Figueroa indicó que en el auto subió además de la mujer, un hombre. “Yo le conté todo al fiscal, le dije que era un apersona trigueña, morocha. Ella tenía que ir al banco de calle Pellegrini, se bajó la abuelita, le dieron un papelito y a los diez minutos vino. No se puede parar por los inspectores. No se podía ni bajar la abuelita, pobre. Me dice ‘tengo que ir hasta este banco’ y agrega ‘no sé porque me mandan al otro banco si yo hablé y me tenían que hacer los trámites acá. Yo le dije ‘No sé señora, yo soy chofer, no sé lo que usted habló o no’. Fue al otro banco, dejé los vidrios abiertos porque hacía calor, la acompañé hasta la puerta y el de seguridad me dice ‘acompáñela porque está descompuesta’. Subió las escaleras, yo quise ir con el policía para acompañarla. Le dieron un vaso de agua porque estaba descompuesta, de mal humor por lo del banco?”, relató.

“Le pregunté por qué no la acompañaba el hombre de unos 58 años que estaba con ella y me dijo que no, porque él se ponía más nervioso”, dijo además.

Agregó, en tanto, que la mujer “fue, hizo el trámite, carga el bolso y la llevo, me preguntó por algún lugar para comer, quería pastas. La dejé en calle Corrientes, entre Colón y La Paz. No sé si entró, no sé qué hizo; soy un pobre taxista! Esa es la bronca que tengo”.

Figueroa especificó que luego de que Pinter saliera del banco, él le abrió la puerta de atrás, del taxi, para que se subiera y luego le alcanzó el bolso que llevaba la mujer, consigo.

“¿A dónde voy a tener 11 millones de dólares?,¡tanta plata! Miren cómo es mi casa, miren en lo humilde que vivo, no tengo nada”, insistió el taxista.

La persona que, según el taxista había tomado el auto con la mujer, cuando la anciana volvió al taxi tras hacer los trámites en el banco y el trabajador del volante la ayudó a subir, “estaba en la esquina de Monte Caseros donde está el patrullero”. Agregó que el hombre al que le había “dejado los vidrios del auto, abiertos, porque hacía mucho calor, se había bajado del taxi, a dónde fue no sé, después lo encontramos en la esquina”.

“Es la primera vez que la veía”, dijo al ser consultado por el con ductor de Códigos. “Yo la dejé en calle Corrientes, se bajó con el viejito, con el compañero”.

“¿Qué encontraron en el allanamiento? Una m….. encontraron. La gente haba cualquier bolazo, de un balde de arena hacen una camionada, qué digan lo que realmente es!”, subrayó el taxista.

Al ser advertido por Códigos qué el hombre que según Figueroa acompañaba a Theresia no aparece en las cámaras de seguridad que obran en la causa, dijo: “Qué averigüen en el banco. Era un viejito, un hombre petiso, más o menos de la altura de ella”.

“Soy jubilado, tengo diez nietos para ayudar por eso también, trabajo. Mi familia cayeron todos por la droga, me quieren tirar droga, yo droga no tengo, perdí a toda mi familia por la droga. Perdí un hijo, tuve mi mujer presa, mis dos hijas y una piba que no tenía nada que ver. Decían banda, supuestamente, para ensuciar dicen ‘banda’. Yo vivía en Colonia cuando pasaban todos estos quil?.., de allá me tuve que venir (en referencia a lo sucedido con su familia)”, agregó además.

“Yo no falto ni un día a trabajar, el dueño vino con el auto el domingo y me dijo ‘Tomá Raúl, trabajá’. Trabajé el domingo, el lunes, estoy muy dolorido, tengo mucha bronca. Cualquiera de mis compañeros puede decir lo laburador que soy Yo le dije al fiscal, métame preso si quiere, pero arriba hay un Dios que está mirando”, apuntó además.

Fuente: Elonce

DEJÁ TU COMENTARIO: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad legal de sus autores.

EntreRíosYA

Agenda de partidos con los torneos más relevantes