Denuncia de compañeras de Nahir: “Dijo que iba a ahorcar con una toalla a Bordeira”

11

20 de marzo de 2019- Internas de la Unidad Penal Nº 6 de Mujeres de Paraná denunciaron “continuas situaciones que generan malestar como consecuencia de las acciones inadecuadas, incómodas y molestas que rozan acciones delictuales de la interna Nahir Galarza”.

Así fue relatado por Griselda Bordeira en una presentación dirigida a la jefa de Tratamiento de la Cárcel de Mujeres, Luján Ojeda, a la que tuvo acceso AHORA. En el mismo sentido se expresó Ludmila Natalí Soto en un escrito dirigido a Ojeda. Ambas, junto a Galarza y otras internas, están alojadas en el Pabellón de Seguridad.

De acuerdo a lo detallado, los “problemas de convivencia” son “de público conocimiento” y fueron informados “en reiteradas oportunidades por la ‘totalidad’ de las internas del mencionado pabellón”, indicó Bordeira.

Tanto Bordeira como Soto indicaron que temen por su “integridad física y psíquica”. “Temo por mi vida, tengo miedo de que mientras duermo atente contra mi vida, porque así lo manifestó”, sostuvo la exfuncionaria municipal.

Al respecto, Soto remarcó: “Galarza me manifestó hace alrededor de tres meses que iba a ahorcar con una toalla a Bordeira una de esas noches y que tenía varias alternativas para terminar con su vida”.

“Temo por mi salud psíquica, ya que no descanso lo necesario por temor a que ocurra alguna situación en horas de la noche ya que Nahir no duerme, deambula por el pabellón con actitudes extrañas, como pararse sobre muebles permaneciendo inmóvil observándonos mientras dormimos”, detalló Soto.

Las principales frases de ambas presentaciones
Griselda Bordeira:

-“Los últimos acontecimientos traspasaron los límites de lo tolerable. Es prácticamente inentendible que por reclamos del cumplimiento de acciones básicas incluidas en el reglamento de convivencia impuesto por el sistema carcelario terminemos en la Justicia por el temor de que se atente contra la vida de personas”.

-“Es de conocimiento de las autoridades del Servicio Penitenciario y de la Justicia mis diferencias con Galarza, sobre todo, en el poco apego a la vida, al confesar su intención de atentar contra mi vida al manifestarme que debía temer de ‘no despertar nunca más'”.

-“La presencia de estupefacientes, marihuana, en el pabellón, ante la reacción del resto, Galarza se responsabilizó de la tenencia; esa situación llevó a que denunciáramos ante las autoridades quién comercializaba y actuaba de proveedor. La interna tomó conocimiento de nuestra denuncia y como represalia nos amenazó de atentar contra nuestra integridad física”.

“La restricción mediante medida judicial por parte de Soto hacia Galarza por supuesto acoso preocupa mucho más porque soy testigo de la relación que ambas compartían. Una relación de amistad y compañerismo, consensuada entre amas partes. Jamás observé que Galarza se manifieste en disconformidad con esa relación y sorpresivamente después de la denuncia de Soto sobre los estupefacientes y su intención de atentar contra mi vida y a la sumatoria del celular ilegal secuestrado entre las propiedades de Galarza, los llamados intimidatorios por parte del madre de Galarza a la familia de Soto y tras poner en conocimiento a las autoridades y dos meses después de no tener ningún tipo de relación ni contacto entre ellas, efectúa la denuncia”.

-“Imaginará la preocupación por encontrarme ante una persona capaz de protagonizar lo detallado, ¿qué más se puede esperar? No es menor su arrogancia al manifestar que posee acceso a los medios, con la creencia de que la habilita a actuar con impunidad y despreocupación, sin medir el daño que genera a los demás”.

Ludmila Soto:

-“Temo por mi integridad física, ya que en reiteradas ocasiones, cuando aún mantenía relación de compañerismo, Galarza me mencionó la intención de atentar contra la humanidad de Bordeira. Que iba a ahorcarla con una toalla una de esas noches, y que tenía varias alternativas para terminar con su vida, pero temo por sobre todas las cosas, que la interna se autolesione, ya que en más de una oportunidad mencionó su intención de golpearse por consejo de su padre, y responsabilizar a Bordeira, ya que habían tomado conocimiento de la denuncia en su contra. Hoy tras la medida de restricción me genera una preocupación extrema que lo lleve a la práctica y me responsabilice”.

-“Temo por mi salud psíquica, ya que no descanso lo necesario por temor a que ocurra una situación en horas de la noche, ya que Nahir no duerme, deambula por el pabellón en actitudes extrañas, como pararse sobre muebles, permaneciendo inmóvil, observando un punto fijo por largo tiempo en la oscuridad o permanece inmóvil observándonos mientras dormimos, situación que informamos al Servicio Penitenciario. Ante la falta de respuestas, acordamos con las restantes internas dormir por turnos como una especie de guardia, para cuidarnos entre nosotras”.

-“Temo por mi integridad física y por futuras represalias por la denuncia que consta en acta en esta institución acerca de la compra y consumo de estupefacientes por parte de la interna Galarza, y si bien debo reconocer que tenía conocimiento y no di aviso a las autoridades cuando tomé conciencia de la situación y el riesgo para las otras internas, lo hablé con el resto del pabellón y automáticamente lo denuncié”.

-“Pero mucho más temo porque creo convertirme en un instrumento para lograr sus objetivos, ya que en reiteradas oportunidades cuando la relación de compañerismo existía, me comentó que se encontraba arrepentida de no haber sido alojada en la unidad penal de Gualeguaychú, y solía decirme que en esta Unidad Penal (por la de Paraná) era difícil escaparse, que ella, de no revertirse su condena, no permanecería 35 años y que lo tenía conversado con su padre. Temo ser herramienta de su propósito”.

Pabellón de Seguridad
En el Pabellón de Seguridad están alojadas mujeres vinculadas a la Policía de Entre Ríos, que son apartadas del resto de las internas justamente para evitar roces o conflictos.

Bordeira es expolicía y se desempeñaba como funcionaria en el área de Servicios Públicos de la Municipalidad de Paraná. Se encuentra en prisión de manera preventiva, en el marco de la causa judicial que investiga presuntas redes de narcotráfico que involucran a miembros del municipio, donde incluso está procesado el intendente Sergio Varisco.

Soto es policía y desde 2015 cumple una condena de ocho años de prisión efectiva por ser hallada, junto a otros uniformados, como autora material penalmente responsable de los delitos de torturas, privación de la libertad con abuso funcional, vejaciones en actos de servicio y apremios ilegales contra dos menores en 2012 en Rosario del Tala.

Galarza fue alojada en este sector debido a que su padre es policía y atendiendo además a la gran relevancia pública que tomó el crimen de Fernando Pastorizzo y puntualmente su figura como autora del homicidio que conmocionó al país en diciembre de 2017.

Fuente: Ahora.com

COMENTA ESTA NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad legal, civil y penal de sus autores. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.