Cuatro alternativas para saltar la grieta plazo fijo-dólar e invertir mejor los ahorros

    Feb 16, 2019

    16 de febrero de 2019- La tranquilidad cambiaria y la baja de las tasas de interés del Banco Central obligan al ahorrista a reconsiderar sus opciones de inversión. El dólar pasó a ser una opción ultra conservadora y los plazos fijos ofrecen un interés cada vez menor y superan por poco a la inflación. Pero existen otras alternativas para saltar la grieta entre la moneda estadounidense y los depósitos en los bancos que, sin un riesgo elevado, pueden no solo sostener el patrimonio del pequeño inversor sino incluso hacerle ganar plata.

    Fue un proceso lógico: en la medida en que la autoridad monetaria fue recortando el rendimiento de las Letras de Liquidez (Leliq), las entidades financieras tuvieron que trasladar esa caída a la renta que ofrecen a los ahorristas por captar su dinero a plazo fijo. En lo que va del año, por ejemplo, las tasas de interés de los depósitos bajaron en promedio unos 10 puntos, desde 46% al 34,85% actual, aunque algunos bancos ya están por debajo del 30% anual.

    Y la calma en el tipo de cambio de los últimos meses convirtió a la compra de divisas en una inversión que los especialistas consideran demasiado conservadora. Incluso aquellos que adquirieron esa moneda, por ejemplo, a $41 a fines de agosto, durante la última corrida cambiaria, lo hicieron a un precio más caro que el actual. Si quisieran venderlos, perderían dinero.

    Ante una coyuntura así, los expertos en finanzas consultados por TN.com.ar afirman que sin necesidad de acudir a opciones muy sofisticadas o inaccesibles es posible encontrar (al menos) cuatro alternativas que protegen mejor los ahorros o que incluso pueden ofrecer mayor ganancia respecto a las dos opciones más tradicionales.

    A exprimir los dólares: bonos y Letes
    Los especialistas coinciden en que las Letras del Tesoro tienen un bajo riesgo y su acceso, para inversores sin experiencia en el mercado financiero, es sencillo. Se trata de instrumentos de deuda que emite el Ministerio de Hacienda, con vencimientos relativamente cortos y que ofrecen una tasa de interés atractiva en dólares, que triplica o cuatriplica la que ofrecen los plazos fijos dolarizados. Hasta el año pasado las Letes se podían comprar con pesos, pero cambió la normativa y desde ahora solo se aceptan divisas.

    Según el gerente de inversiones de GMA, Nery Persichini, «actualmente las Letes rinden 4,5% anual. Es mejor conseguirlas en las licitaciones quincenales que efectúa Hacienda que en el mercado secundario. Debido a que no se negocian con volumen, lo ideal es mantenerlas hasta el vencimiento».

    Este lunes tendrá lugar una nueva licitación de Letes. Según las condiciones de la subasta, tendrán una duración de unos 217 días de plazo, por lo que finalizarán a fines de septiembre de este año, previo a las elecciones. Estos plazos cortos son los más buscados entre los inversores.

    Respecto a los bonos, Leonardo Rocco, presidente de la Escuela Argentina de Finanzas Personales, explica que una alternativa son «los Fondos Comunes de Inversión que estén compuestos exclusivamente por bonos en dólares o Letes. Normalmente los bonos emitidos por provincias tienen tasas altas y por una cuestión de cantidad requerida mínima es más difícil acceder de forma individual, lo que sí permite un FCI que lo tiene incorporado a su cartera».

    La inflación también puede dar ganancia
    La aceleración de la inflación mensual en enero respecto a diciembre, un dato que sorprendió a economistas y consultoras, representó una noticia desalentadora para la economía, aunque para los tenedores de cierto tipo de instrumentos financieros podrá significar ganar un poco más de dinero.

    Algunos títulos públicos siguen la evolución de la suba de precios e incluso pagan una tasa extra a los inversores. María José Luna, Chief Digital Officer de la sociedad de bolsa Balanz, evaluó: «Existen bonos que se ajustan por inflación y además pagan un spread adicional al inversor. Estos son los bonos Cer+ o Boncer los cuales le ganas a la inflación promedio 7%. Al mismo tiempo están los Gatillo que garantizan un spread sobre inflación o una una tasa fija pagando la que sea mayor de ambas».

    Persichini destacó que estos bonos «tienen la ventaja de que pueden capturar la alta inflación de estos meses y, además, ofrecer una tasa real del orden del 7-8%». Entre esos títulos se encuentran Gatillo 2020 (A2M2), el Boncer 2020 (TC20) y el Boncer 2021 (TC21). El lunes también habrá licitación de Hacienda para una Lecer, una Letra en pesos atada a la inflación.

    Badlar: la tasa los depósitos trasladada a un bono
    Otros instrumentos ofrecen la posibilidad de acceder a la tasa de plazos fijos mayoristas a través de un bono. La tasa de interés que pagan es variable porque sigue al denominado índice Badlar, es decir el rendimiento promedio de los depósitos a 30 días por más de 1 millón de pesos.

    «Los Badlares fueron la joya de la corona durante los últimos meses cuando los bancos tuvieron que aumentar la recompensa por los depósitos luego de la imposición de mayores encajes por parte del BCRA y del alza del premio por las colocaciones en Leliq. Aunque la Badlar está en descenso todavía se mantiene por encima de la inflación esperada. Hoy esta tasa es de 36,6% anual (3,05% mensual)», consideró Persichini.

    Hace pocos días, por ejemplo, el Gobierno porteño licitó $13.185 millones de dólares en un bono en pesos con vencimiento a 2024 que paga la tasa Badlar más una tasa fija de 6,528%.