¿Cuánta tecnología puede soportar el cerebro de los niños?

33

En los últimos años estamos viviendo una tendencia al alza en los problemas conductuales en niños y adolescentes. Vemos padres desesperados que acuden a consulta debido a que observan a sus hijos con manifestaciones agresivas, desafiantes y confrontativas evidenciando que algo no anda bien.

De la mano con esta tendencia creciente nos vamos consumiendo y hasta puedo decir ahogándonos en un mundo digital. En donde la OMS confirma que a medida que aumenta el número de niños que se conectan en línea en todos los países, está cambiando cada vez más su infancia y que esta está alimentando una “cultura del dormitorio”. ¿Sera casualidad o causalidad? ¿Alguna vez se ha hecho esa pregunta?

Con un poco de sentido común y analizando el panorama general podremos deducir que la inmersión en las pantallas esta limitando a los niños del movimiento, del juego y exploración al aire libre y de las interacciones sociales. No hay que hacer investigación en esto, únicamente con observar lo que hace un niño cuando está “hipnotizado” podremos deducir que estos 3 aspectos fundamentales del desarrollo no se están dando.

Lamentablemente las industrias de tecnología y algunos otros nos han hecho creer que ofrecen oportunidades ilimitadas, necesarias y fundamentales desde los primeros meses de vida para todos los niños. Vemos aplicaciones que prometen enseñar a hablar a temprana edad, que enseñan sobre habilidad sociales o que enseñan a meditar para controlar y regular sus emociones. Y para los padres con niños con retrasos del lenguaje, con trastornos del espectro autista o con Trastorno por déficit de atención, para mencionar algunos diagnósticos mas frecuentes resulta un encanto para sus ojos. Pero para muchos otros padres que únicamente piensan en dar lo mejor a sus hijos y así darles todas las mejores herramientas también.

Fuente: TN

COMENTA ESTA NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad legal, civil y penal de sus autores. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.