Continua la tensión en Londres contra el racismo

    Jun 7, 2020

    Este domingo hubo una nueva manifestación antirracial en el Reino Unido.

    Los manifestantes marcharon hacia la casa del primer ministro inglés Boris Johnson, derribaron estatuas de esclavistas y se enfrentaron a la policía.

    Las protestas se desataron luego del crimen de George Floyd, y aún no cesan.

    A pesar de la advertencia del Gobierno de evitar las reuniones masivas debido a la pandemia de coronavirus que aún mantiene en jaque al Reino Unido, casi un millón de personas participaron de las marchas en distintas ciudades.

    Los incidentes más violentos sucedieron cuando los manifestantes se estaban desconcentrando de las inmediaciones de la casa del primer ministro británico ubicada en el 10 de Downing Street, en Londres.

    Allí los manifestantes pintaron la estatua de Winston Churchill, ícono político de ese país.

    Uno de los gritos que ganaron las calles, además de «George Floyd», fue “Boris Jonhson es un racista”.

    En la ciudad de Bristol los manifestantes derribaron la estatua del comerciante de esclavos del siglo XVII Edward Colston.

    En medio de la crisis sanitaria que aún persiste en Inglaterra por el Covid-19, ahora se suma la crisis política que enfrenta Boris Johnson que está midiendo muy mal en las encuestas.

    En las protestas también estuvo presente Madonna y se la vio sin tapabocas.

    Recordemos que la cantante de 61 años hace poco contó que logró recuperarse del coronavirus.