Carmen Barbieri sobre Santiago Bal: “Sentí que le hablaba a un muerto”

865

“Santiago Bal está vivo porque tiene ganas de vivir”. Estas fueron las palabras que le pronunciaron los médicos a Carmen Barbierial entregarle el último parte sobre la salud del actor. En ese marco, la capocómica se refirió al estado de su ex esposo, a quien acompaña junto a sus hijos Mariano, Julieta y Federico.

“Le hablo pero tengo prohibido decirle que siga luchando”, indicó Carmen, quien se mantuvo al margen de las decisiones sobre la salud de su ex esposo. “Di un paso al costado. Los hijos se reunieron por el padre, la decisión de qué hacer la toman ellos y es no invadirlo más. Le querían hacer una traqueotomía y hubo que convencer a Julieta de que no”, reveló.

Al igual que Federico, Carmen también optó por hablarle cada vez que lo visita y, si bien reconoció que no quedó nada por decirse e incluso hubo un pedido de disculpas por parte de Bal antes de su internación, este viernes cuando lo visitó le prometió que iba a acompañarlo siempre.

“Estamos seguros que él escucha, él quiere salir adelante pero el cuerpo no le responde. Su riñón ya no sirve más, el corazón se debilitó, tiene una arritmia muy grande. Nunca lo vi con tantos tubos y máquinas alrededor”, describió Barbieri, quien acompañó a Bal en todos los momentos graves de salud que atravesó el actor.

“Le dije que iba a estar siempre en los momentos buenos y malos de su vida. No perdí las esperanzas pero sentí que le hablaba a un muerto”, describió y sostuvo: “No está sufriendo, está en paz, tranquilo. No nos quedó nada por decirnos”.

La capocómica no pudo evitar emocionarse al recordar las últimas palabras que pronunció Santiago antes de su internación: “Lo último que le escuché decir fue ‘me siento muy mal, me ahogo’. Cuando llegó (al hospital) lo entubaron”.

#MODOTURISTA en Santa Anita, Entre Ríos.

COMENTA ESTA NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad legal, civil y penal de sus autores. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.