Cáncer de piel: ¿Cómo proteger a los chicos?

22

Los chicos, por sus actividades diarias, están más expuestos al sol: juegan en los campos de deporte, en la plaza y salen a pasear. Esa exposición no es gratuita. En los menores de un año, el calor del sol puede provocar deshidratación como consecuencia de la transpiración. Además, los bebés pueden sufrir golpes de calor y quemaduras que, en esta etapa de la vida, se asocian con un mayor riesgo de padecer melanoma maligno durante la adultez.

La buena noticia para los padres, tíos y abuelos es que hay varios métodos eficaces y sencillos de protección. La clave es evitar la exposición directa al sol entre las 10 y las 16 hs, cuando la sombra que proyecta el cuerpo sobre el piso es más larga que la estatura (sombra larga es bajo riesgo y sombra corta es alto riesgo). Elegir la sombra, usar sombreros de ala ancha, remeras de manga larga y lentes de sol son otras medidas eficaces de protección.

Los protectores solares de amplio espectro (UVB-UVA) y factor de protección mayor a 30 tienen un gran poder de protección porque absorben, reflejan y dispersan la radiación ultravioleta.

Desde la Sociedad Argentina de Dermatología sugerimos no exponer al sol, sea en forma directa o indirecta, a los niños menores de 1 año. Ante exposiciones ocasionales, a partir de los 6 meses de vida y hasta los 2 años, se pueden emplear protectores solares en pequeñas áreas que no puedan ser protegidas de otra forma utilizando ropa o resguardándose a la sombra. Después de los 2 años el uso de protectores no tiene diferencias con los adultos: las recomendaciones y recaudos son exactamente los mismos.

Fuente: TN

COMENTA ESTA NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad legal, civil y penal de sus autores. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.