Las langostas se asientan de noche en grandes cantidades, en poco volumen de hectáreas, explicó el aeroaplicador y miembro de la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas Guido Kindwerley.

El especialista agregó: “Trabajamos en coordinación con el Senasa que son quienes hacen todo el trabajo de monitoreo y detectan el lugar donde están ubicadas”.

Se trata de un trabajo público/privado.

Los ingenieros del Senasa ubican la manga y se la pasan al aeroaplicador para hacer el tratamiento.

Este se realiza antes de que salga el sol, cuando la langosta está asentada.

“Hay que organizarse para hacer el tratamiento lo más temprano posible”, precisó Kindwerley.

El aeroaplicador explicó que los productos que se utilizan para realizar el control son autorizados por Senasa.

Nuevo canal de EntreRíosYA

COMENTA ESTA NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad legal, civil y penal de sus autores. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.