• Jue. Ago 5th, 2021

Bajante del rio Paraná: Su altura es de 6 centímetros bajo cero

PorEntreRíosYA

Jun 23, 2021

El río Paraná se encuentra este miércoles a seis centímetros por debajo del cero, según el hidrómetro de Vías Navegables.

 

La bajante es pronunciada en todas las estaciones de medición de Prefectura de la provincia. En La Paz el río mide este miércoles 42 centímetros y se mantiene estacionario; en Santa Elena, registra 87 centímetros y continúa en bajante, mientras que, en Hernandarias, la marca es de 42 centímetros.

 

Río abajo de la capital provincial, en Diamante marcó este miércoles 25 centímetros, con tendencia a la baja. En Victoria, última estación de medida de la provincia, el Paraná registra una altura de 1.18 mts, y permanecía en descenso.

 

 

Se recordará que la escala de medición utilizada por Prefectura Paraná para dar cuenta de los niveles del curso de agua, ha quedado inutilizada debido a que está por encima del cero. Desde entonces, se consulta al instrumento al que se accede desde la draga de Puerto Nuevo de Paraná.

 

Las escalas se pusieron por el año 1900 solamente con el fin de la navegación, para saber el calado de los barcos. En ese momento se consideró que era la parte más baja del río de acuerdo con las consultas realizadas a lugareños. Y aclaró que los ceros se toman respecto del nivel del mar.

 

 

Pronósticos alarmantes

Este martes el Instituto Nacional del Agua (INA) actualizó sus proyecciones con respecto al nivel del río Paraná en la región. Y como viene advirtiendo hace semanas, las perspectivas no son buenas.

Para la primera semana de julio, el organismo nacional prevé que la altura del río en la ciudad de Paraná sea de 15 centímetros por debajo del cero a fin de mes. Los pronósticos son alarmantes dado que dan cuenta de una baja de hasta 40 centímetros por debajo del cero para las próximas dos semanas.

En el citado informe del INA, los expertos explican que “la tendencia descendente observada en los niveles va a continuar en las próximas dos semanas, con la probabilidad de continuar en las semanas subsiguientes”.

En ese sentido, reafirman que “no se espera una mejora sensible en los próximos meses. El mes de julio será especialmente crítico, con afectación a todos los usos del recurso hídrico, especialmente la captación de agua fluvial para consumo urbano”.