Alemania alcanzó una cifra récord de 23.399 nuevos contagios de covid19 en un día

    Nov 8, 2020

    Alemania registró 23.399 nuevos casos de COVID-19 en las últimas 24 horas, cifra diaria récord por tercer día consecutivo.

    Así lo informó el Instituto Robert Koch de virología.

    Los nuevos contagiados siguen a los 21.506 positivos identificados el viernes y a los 19.990 del jueves. En comparación, el pico de la primera ola de coronavirus había alcanzado los 6.294 casos registrados el 28 de marzo.

    Por su parte, el RKI comunicó 130 nuevos fallecidos con o por covid-19 en las últimas 24 horas. Se trata de la cuarta mayor cifra de la segunda ola, pero lejos aún del máximo de 315 muertos en un día registrado el 16 de abril, en el pico de la primera.

    En total, desde el inicio de la pandemia, Alemania ha registrado 642.488 casos de covid-19 (de los cuales unos 412.000 se consideran recuperados) y 11.266 decesos con o por coronavirus.

    Más de la mitad de los casos acumulados corresponden a tres estados: Renania del Norte-Westfalia (164.919), Baviera (127.614) y Baden-Wurtemberg (96.602), mientras que Berlín, la capital, registra 38.686 casos.

    La tasa de reproducción (R) promedio de los últimos siete días es de 0,99, lo que significa que cada nuevo infectado, de media, contagia a casi una persona más.

    Desde el pasado lunes, en Alemania rigen fuertes restricciones a la vida pública y la actividad económica con el objetivo de controlar la propagación del coronavirus.

    Bares, restaurantes, teatros, cines, gimnasios, spas y museos permanecen cerrados, mientras que comercios y colegios continúan abiertos.

    Además, las reuniones se han limitado a diez personas de como máximo dos hogares, el turismo se ha prohibido y se recomienda el trabajo a distancia.

    Las medidas fueron impuestas por cuatro semanas para posibilitar la reapertura y los encuentros familiares en navidad y año nuevo.

    La canciller de Alemania, Angela Merkel, ha calificado de «dramática» la situación del país.

    Advirtió de que el sistema sanitario puede llegar al máximo de su capacidad en cuestión de «semanas».