• Mié. Jul 28th, 2021

Advierten que en el Reino Unido podría surgir una variante resistente a vacunas

PorEntreRíosYA

Jul 7, 2021

A pesar de que la mayoría de los adultos británicos ya tienen anticuerpos contra el coronavirus, algunos expertos advierten que levantar totalmente la cuarentena demasiado rápido y deshacerse de las coberturas faciales, podría conducir a la aparición de una “variante de coronavirus resistente a las vacunas”.

Inglaterra decidió levantar el 19 de julio el total de las restricciones de la cuarentena que restaban de la fase cuatro, como el uso de los barbijos, que ya no serán obligatorios y la reapertura de clubes nocturnos entre otras medidas.

En ese sentido, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo esta semana que el uso de la mascarilla y respetar el distanciamiento físico dejará de ser obligatorio en Inglaterra a partir del 19 de julio, e instó a los británicos a “aprender a vivir” con el coronavirus mostrándose prudentes.

El anuncio de Johnson concierne sin embargo solo a Inglaterra, ya que Escocia, Gales e Irlanda del Norte deciden sus propias políticas sanitarias y optaron por un desconfinamiento más lento.

Sin embargo Paul Nurse, director del Instituto Francis Crick, un centro de investigación biomédica en Londres, dijo a la cadena de televisión Sky News que no es descabellado que el Gobierno abra más el país dado el exitoso lanzamiento de la vacuna, pero advirtió que no es sensato abrirse tanto y tan rápido cuando el nivel de infecciones está subiendo tan rápido.

Según la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS), el 87,2% de los habitantes en Irlanda del Norte, el 89,8% en Inglaterra y el 91,8% en Gales, tienen anticuerpos ya sea al estar vacunados completamente o por haber tenido la infección.

Pero para el científico, existe el riesgo de que surja “una variante resistente a la vacuna” si casi todas las restricciones de bloqueo se levantan a la vez, y las mascarillas se eliminan al mismo tiempo.

“Esta decisión está informada por la ciencia, pero es una decisión política. Y algunos factores son importantes, como la economía, pero algo de esto podría lograrse manteniendo algunos de los controles en su lugar”, sugirió.

“Por supuesto que tenemos que aprovechar al máximo el verano, pero eso no significa que tengamos que abrir la puerta de par en par”, agregó.

Nurse sostuvo también que los testeos de coronavirus deben continuar y debe haber un enfoque en la creación de un entorno de trabajo seguro.

“Dejar que el virus se propague en estas circunstancias fomenta el surgimiento de una nueva variante en el propio Reino Unido. Podríamos crear una variante resistente a la vacuna”, insistió.

El Reino Unido, uno de los países más castigados de Europa por la pandemia, con más de 128.000 muertos, impuso un confinamiento estricto a principios de enero y desde fines marzo comenzó a levantarlo gradualmente.

El levantamiento de la obligatoriedad del uso de barbijo y el distanciamiento social en principio se iba a anunciar el último 21 de junio, pero la escalada en los contagios con la variante Delta del coronavirus postergó en cuatro semanas la fecha.

Sin embargo, el Gobierno ya había flexibilizado la prohibición de grandes eventos para permitir que 60.000 aficionados asistan a las semifinales y la final de la Eurocopa en el estadio londinense de Wembley, a dos tercios de su capacidad.

En ese sentido, el ministro de Negocios, Kwasi Kwarteng, advirtió este miércoles que no se puede garantizar que no haya brotes de coronavirus relacionados con la semifinal de la Eurocopa de Inglaterra contra Dinamarca en el estadio de Wembley esta noche.

“Creo que podemos manejar este riesgo, pero decir que no hay riesgo, si tienes miles de personas en un solo lugar. Siempre hay riesgo en la vida. Creo que estamos manejando el riesgo. Estoy seguro de que no habrá un gran brote, pero no podemos garantizarlo ahora”, dijo el funcionario en declaraciones a la radio LBC.

Según cifras oficiales de Escocia, hubo casi 1.300 casos de coronavirus vinculados a los fanáticos que viajaban a Londres para eventos relacionados con la Eurocopa.

Eso incluyó a 397 personas que asistieron al enfrentamiento en Wembley el 18 de junio, según el departamento público de salud conocido en inglés como Public Health Scotland.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) también advirtió que los eventos masivos, incluidos los partidos de fútbol, podrían ser “riesgosos” en términos de propagación del coronavirus.