Carrió pidió subir Ganancias y ayudar a las pymes

13 de agosto de 2019- El domingo a la noche, luego de que el presidente Mauricio Macri admitiera la derrota electoral en el búnker de Juntos Por el Cambio, la diputada Elisa Carrió se subió sola al escenario que habían armado en Costa Salguero y buscó arengar a la tropa de cara a las elecciones de octubre. “No es mala la adversidad para Cambiemos porque nos quita la soberbia. Lo que es malo es sentirse deprimido en la adversidad”, se despachó.

Carrió cree que los discursos del oficialismo en la noche del domingo fueron demasiado derrotistas y busca, a su manera, levantar la moral de Cambiemos. “No se puede bajar los brazos”, dice. Y plantea que, pese a los magros resultados, siguen siendo competitivos y ganarán las elecciones. Pero su optimismo contrasta con los números del domingo. Macri sumó el 32,08% de los votos contra el 47,65% del rival del Frente de Todos Alberto Fernández. Y en la provincia de Buenos Aires la distancia fue aún mayor. María Eugenia Vidal llegó al 32,57% de los votos contra el 49,34% de Axel Kicillof.

En su carpeta de propuestas para intentar remontar la caída electoral, Carrió cree que hay que lanzar una serie de medidas que impacten en los sectores que apoyaron a Macri en el 2015 y que hoy están desencantados. Sobre todo apunta a la clase media.

Sostiene que hay que anunciar una modificación en el impuesto a las Ganancias que amortigüe el impacto de la crisis en sector. Una de las promesas de Macri en el 2015 había bajar la base de contribuyentes que paguen Ganancias, pero no lo consiguió.

En línea con al propuesta de Lilita, en la última semana de campaña circuló el rumor de que el Gobierno evaluaba una medida similar e incluso este lunes en la conferencia de prensa que dio Macri para analizar la derrota electoral tuvo que contestar una pregunta sobre una posible suba en el mínimo no imponible de Ganancias. Aunque no dio demasiadas pistas, el Presidente contó que había instruido al equipo económico para que avance en medidas para aliviar el impacto de la crisis.

Además, Carrió plantea que hay que lanzar una moratoria para las deudas de las pymes, uno de los sectores que más se vieron afectados por la crisis. “Hay que revisar toda la estrategia política y económica, porque no funcionó”, dice la diputada cuando le preguntan qué fue lo que falló para sufrir una derrota tan dura.

“Estos chicos no saben navegar en la adversidad, porque nunca estuvieron en el derrota. Pero a mí me encanta la adversidad y vamos a dar pelea”, se entusiasma la diputada.

Fue una campaña atípica para Carrió. No peleó por ninguna cargo y tuvo apariciones puntuales durante la contienda electoral. Participó de actos y eventos en la Capital, su distrito, e incluso en la provincia de Buenos Aires, donde apoyó la reelección de Vidal que ahora está en duda tras los resultados del domingo. Lilita tiene una buena relación con la gobernadora y cree que en este momento de debilidad electoral hay que respaldarla. “Tenemos que salir a convocar, estar firmes y cerca de Vidal”, dice. A la gobernadora la salva cuando tiene que buscar a los responsables de los magros resultados. La diputada apunta contra el asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba -con quien nunca tuvo una buena relación- para buscar a los culpables de la derrota

Incluso el domingo mantuvo un cruce con Durán Barba en el búnker de Juntos por el Cambio en Costa Salguero luego de que Macri aceptara la derrota. Según contaron a Clarín fuentes que estuvieron en el lugar, Lilita lo acusó de errar en el armado de la estrategia electoral. “Se supone que te trajeron para ganar elecciones y ni siquiera eso conseguiste”, le gritó. El camino a octubre no será sencillo.

COMENTA ESTA NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad legal, civil y penal de sus autores. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.
WhatsApp ÚLTIMO MOMENTO EN TU CELULAR