De pioneros en América Latina a vaciamiento en la era Macri: así es el desguace de la energía atómica argentina

14 de febrero de 2019- Este martes el Gobierno anunció la fusión de dos empresas mixtas en el marco de una ola de despidos que se generaron con la cancelación de las dos nuevas centrales.

Muy atrás quedó aquel hito del 19 de marzo de 1974, cuando se conectó la primera central nuclear de América Latina, Atucha I. Ahora los negocios y la crisis del área energética parecen ir de la mano, y la fusión de dos empresas mixtas del sector –Conuar y FAE- son un nuevo eslabón en la cadena. En medio de un plan de despidos que se suceden desde mediados de 2018, los delegados de los trabajadores apuntan fuerte a la baja en la construcción de la cuarta y quinta central.

El decreto 121/2019, que se publicó este martes en el Boletín Oficial, dispone la absorción de Fabricación de Aleaciones Especiales (FAE) por parte de Combustibles Nucleares Argentinos (Conuar) para “disminuir los costos y las cargas fiscales”. Sin embargo los trabajadores hablan de un antiguo plan que se concreta con esta medida.

“Esto lo viene persiguiendo la empresa desde hace dos años y sostenemos desde el principio que apunta a una fusión en función de la política energética que desarrolla el Gobierno, con el ajuste de todo el sector nuclear”, explica a minutouno.com Javier Sánchez, delegado de Conuar.

Conuar y FAE se complementan. Están vinculadas a la fabricación de elementos combustibles que, con la reactivación del plan nuclear se redireccionaron a la construcción de reactores de potencia y en el área de investigación. “Con este achique del plan nuclear pretenden circunscribirse a la fabricación de elementos combustibles”, explica Sánchez.

Ambas empresas pertenecen en su mayoría al grupo Pérez Companc y el resto a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA)

“El Gobierno tomó la decisión, con el aumento descomunal de las tarifas, para trasformar lo que es generación, transporte y distribución de energía en un negocio. Para eso es importante desactivar la construcción de reactores porque así les das paso a las termoeléctricas, que son más fáciles de operar y pueden estar en manos de grupos inversores o empresas no tan calificadas”, denuncia Sánchez.

COMENTA ESTA NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad legal, civil y penal de sus autores. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.
WhatsApp GRUPO DE ALERTA Y POSTALES DE ENTRE RÍOS