Se hicieron amigos luego de recibir, en simultáneo, el triple trasplante que necesitaban

Enero de 2019- Sarah McPharlin y Daru Smith vivieron experiencias inolvidables que los vincularán de por vida. Es que estos jóvenes estadounidenses de 29 años necesitaban un triple trasplante de órganos, ¡y sus donantes aparecieron casi en simultáneo! Luego de la operación se hicieron amigos y están esperando el alta para poder reunirse con sus familias.

McPharlin tenía una extraña enfermedad inflamatoria en el miocardio por la que tuvo que recibir su primer trasplante cuando tenía 12 años. Sin embargo, las complicaciones de esa operación le dañaron el hígado y los riñones. A Smith, por su parte, le detectaron diabetes y una enfermedad autoinmune que le provocó una falla en el corazón, el hígado y los riñones.

Así, los dos pacientes llegaron a la lista de espera en busca de un triple trasplante que reemplazar esos tres órganos. El primer donante fue para Smith, así que el 19 de diciembre ingresó a quirófano. Luego de reemplazar su corazón y su hígado, los médicos supieron que habían aparecido los órganos para McPharlin y no lo dudaron: la llevaron de inmediato a cirugía.

Daru y Sarah necesitaban un trasplante de corazón, hígado y riñón.

Durante 37 horas, un equipo médico de 22 personas realizó cada una de las seis operaciones, y algunos miembros del staff trabajaron en ambos jóvenes al mismo tiempo. Para el 21 de diciembre, todo había terminado. “Ni en los sueños más locos nos hubiésemos imaginado que ambas intervenciones tendrían lugar virtualmente al mismo tiempo”, afirmó a medios extranjeros el Dr. John Fung, codirector del Instituto de Trasplantes de la Universidad de Medicina de Chicago, donde se realizó el procedimiento. “Fue lo más parecido a hacer ballet en la cuerda floja en medio de una maratón. Pero siempre tuvimos confianza en las habilidades de nuestros pacientes y nuestro equipo”, completó.

Luego de la hazaña, ambos se recuperan muy bien y hasta terminaron la rehabilitación el mismo día. Se habían conocido brevemente antes de la operación, pero ahora ya son amigos. “Fue muy bueno poder ver el proceso del otro, observar que Daru podía levantarse y saber que yo podría hacerlo muy pronto”, contó McPharlin.

Smith coincidió con esta apreciación y agregó que fue increíble y maravilloso tener a alguien con quien compartir el proceso, ya que fue fuente de motivación para recuperarse completamente.

Ahora, ambos esperan recibir el alta para completar sus planes más recientes: juntar a las dos familias para cenar. En cuanto a lo particular, Smith aspira a acompañar a su hijo en su crecimiento, mientras que McPharlin quiere disfrutar las cosas simples de la vida.

COMENTA ESTA NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad legal, civil y penal de sus autores. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.
WhatsApp GRUPO DE ALERTA Y POSTALES DE ENTRE RÍOS