Descubren un nuevo mecanismo que causa migraña

Una de cada siete personas en el mundo padece migraña. Se trata de la tercera enfermedad más común y una de las más incapacitantes que produce dolor intenso de cabeza, acompañado de náuseas, vómitos, e hipersensibilidad extrema a la luz y a ruidos, síntomas que pueden durar de unas pocas horas a días.

Por el momento, no existe ninguna cura ni tampoco tratamiento efectivo a largo plazo. Y es que, a pesar de que se sabe que tanto determinadas mutaciones genéticas como factores ambientales desempeñan un papel crítico en el comienzo de las migrañas, se desconocen los mecanismos subyacentes que la desencadenan.

En este sentido, un nuevo descubrimiento de un equipo de investigadores franceses arroja luz sobre el posible origen de esta patología y abre la puerta a desarrollar nuevos fármacos antimigraña efectivos.

Según un estudio que publican en la revista Neuron, los científicos del CNRS, la Universidad de la Costa Azul, y del Inserm, han descubierto una mutación en el gen TRESK que produce que la proteína que codifica funcione mal, no inhiba la actividad neuronal eléctrica e induzca la migraña. Cuando el gen está mutado, una de las copias produce una gran estimulación o hiperexcitación de la actividad neuronal, lo que dispara la migraña. Cuando el gen no está mutado, provoca una excitación normal de las neuronas.

 

Este trabajo parte de los resultados de otro anterior, también recogido en Neuron, que explicaba por qué algunas familias son más susceptibles de padecer migraña y cómo, además, determinadas mutaciones genéticas influenciaban el tipo de migraña que padecían, con o sin aura.

Se sabe que las migrañas con aura se deben a la activación de las neuronas trigémicas, que a su vez disparan pequeñas proteínas o péptidos proinflamatorios que probablemente inicien y transmitan el dolor. Y se ha visto que TRESK, en su forma TRESK-MT, tiene un papel clave en las auras.

Los investigadores franceses estaban intrigados por los efectos que tenían las mutaciones de TRESK y decidieron estudiarlas en ratones. Es así como identificaron que una de las copias aumenta la excitabilidad de las neuronas, lo que potencialmente desencadena las migrañas.

 

El descubrimiento abre la puerta a una nueva vía de investigación de fármacos dirigidos a inhibir esta proteína para prevenir los episodios de migraña.

Fuente: La Vanguardia

COMENTA ESTA NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad legal, civil y penal de sus autores. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.
WhatsApp GRUPO DE ALERTA Y POSTALES DE ENTRE RÍOS