La lluvia de meteoros Oriónidas se podrá ver con intensidad hasta el 22 de octubre

El cometa Halley pasó cerca de la Tierra por última vez hace más de tres décadas y no volverá a hacerlo hasta 2061, pero aún así, todos los años, ocurre un fenómeno astronómico directamente relacionado con su acercamiento a nuestro planeta: la lluvia de estrellas oriónidas.

Ocurre entre el 2 de octubre y el 7 de noviembre, pero es más intenso del 20 al 22, especialmente en la noche de este domingo 21. Para disfrutarlo no hacen falta instrumentos de ningún tipo, ya que puede verse a simple vista, más que nada en las horas previas al amanecer. Eso sí, los especialistas recomiendan alejarse de las grandes ciudades, donde la contaminación lumínica atenta contra el espectáculo.

“Hay un montón de cometas que dan vueltas por el Sistema Solar y que están formados por aglomeraciones de muchos materiales pero más que nada hielo, roca y metales. Cuando los cometas pasan cerca del sol, levantan temperatura y muchas de estas partes se desprenden y eso es lo que forma la famosa cola de los cometas”, explica Andrés Ruiz, doctor en astronomía e investigador del Conicet en el observatorio de Córdoba.

 

“Hay un montón de cometas que dan vueltas por el Sistema Solar y que están formados por aglomeraciones de muchos materiales pero más que nada hielo, roca y metales. Cuando los cometas pasan cerca del sol, levantan temperatura y muchas de estas partes se desprenden y eso es lo que forma la famosa cola de los cometas“, explica Andrés Ruiz, doctor en astronomía e investigador del Conicet en el observatorio de Córdoba.

De qué se trata el fenómeno astronómico

El cometa Halley, que pasa por la órbita terrestre cada 75 años aproximadamente, recibe su nombre del astrónomo británico Edmund Halley, el primero en determinar que el cuerpo celeste observado desde la Tierra en los años 1531, 1607 y por él mismo en 1682 era siempre el mismo. A principios del siglo XX se difundió el mito popular de que la cola del cometa Halley llevaba un gas letal llamado cianógeno, que generaría un cataclismo y mataría a buena parte de la humanidad.

Por el contrario, la cola del cometa no mató a nadie y, en su lugar, dejó un bello recordatorio que cada año los habitantes de la Tierra pueden disfrutar tan sólo mirando el cielo. “La cola deja una suerte de estela de residuos, restos de arena, piedritas, cosas no muy grandes que marcan el camino que hizo el cometa. Cuando la Tierra en su órbita choca con esos escombros, empiezan a desintegrarse en la atmósfera y empiezan a caer”, explica Ruiz.

Lo que popularmente se llama estrellas fugaces en este caso serán bolas de fuego de esos restos de polvo viajando a unos 2.300 kilómetros por hora. En algunos casos, dejarán flujos incandescentes que permanecerán en el cielo durante algunos minutos.

Recomendaciones

“Las oriónidas reciben su nombre porque parecen venir de la constelación de Orión. La visibilidad del fenómeno va a depender del lugar donde estemos. Para estos casos siempre es recomendable alejarse de las grandes ciudades, tener un gran cielo despejado. Lo que nos juega en contra esta vez es que habrá una luna muy brillante el domingo, porque el martes estará llena”, señaló el astrónomo. Aún así, recomienda observarlas a la madrugada antes de que empiece a aclarar por el amanecer.

 

A 32 años del último paso del Halley, la lluvia de estrellas sigue siendo muy visible, aunque con el correr del tiempo irá bajando su intensidad, hasta la próxima “visita” del cometa. El domingo los expertos estiman que habrá un promedio de 20 oriónidas por hora y la forma de ubicar el lugar del cielo donde serán más visibles es en dirección a las Tres Marías. 

“La lluvia de meteoros Oriónidas no es la más fuerte, pero es una de las más hermosas del año”, dice Bill Cooke, jefe de la Oficina sobre Meteoritos de la NASA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 6 =

WhatsApp ALERTA METEOROLÓGICO